Sin embargo, la situación

Sin embargo, la situación tendía a serenarse, transcurría un intervalo de relativa calma. Parecía que lo político tendía a equilibrarse; más, por lo que ve al tiempo: había llovido un poco, después había soplado el viento, las nubes se habían ido y el sol se había visto en el caso de tener que bajar a los senos de su ocaso en medio de un alrededor completamente limpio, acompañado nada más de su propia, aquella tarde inusitadamente profunda y blanca, limpia luz.

Efrén Hernández. La paloma, el sótano y la torre.

[Foto: Señor presidente municipal. Manuel Álvarez Bravo. 1947.]