Carl Schmitt: el partisano, la guerrilla y el concepto de lo político

lenin-clausewutz

[Lenin y Clausewitz]

Tenemos que mantener a la vista la evolución del concepto de lo político y este concepto sufre precisamente aquí una inflexión revolucionaria. El concepto clásico de lo político, consolidado en los siglos XVIII y XIX, estuvo basado sobre el Estado y el Derecho Internacional europeo. Había transformado la guerra tradicional clásica en una guerra acotada por el Derecho Internacional y limitada puramente al conflicto entre Estados. Desde el siglo XX esta guerra inter-estatal es dejada de lado, siendo suplantada por la guerra revolucionaria partidista. Es por este motivo que a las consideraciones que siguen le hemos puesto el título de “De Clausewitz a Lenin”. Por supuesto que –frente a la posibilidad de limitarnos a lo militar-profesional-científico– existe aquí el peligro, en cierto modo opuesto, de perdernos por las deducciones y las genealogías de la filosofía de la Historia.

El guerrillero es, en esto, un punto de anclaje seguro porque puede evitarnos esas genealogías filosófico-históricas genéricas y nos conduce de regreso a la realidad del desarrollo revolucionario. Ya Karl Marx y Friedrich Engels comprendieron que la guerra revolucionaria actual ya no es una guerra de barricadas al viejo estilo. Especialmente Engels, que redactó muchos trabajos de ciencia militar, subrayó esto en forma reiterada. Pero siguió considerando como posible que la democracia burguesa, a través del sufragio universal, le diese al proletariado una mayoría parlamentaria que permitiese pasar en forma legal del orden social burgués a la sociedad sin clases. En consecuencia, incluso un revisionismo totalmente carente de ingredientes guerrilleros pudo hacer referencia a Marx y a Engels. Frente a esto, fue Lenin el que percibió la inevitabilidad de la violencia y de las guerras, tanto civiles como inter-estatales, y consecuentemente el que aceptó también la guerra de guerrillas como un ingrediente necesario del proceso revolucionario general. Lenin fue el primero en concebir, con plena conciencia, al guerrillero como una importante figura de la guerra civil nacional e internacional intentando transformarlo en un instrumento eficaz de la conducción central del Partido Comunista. Esto, por lo que pude ver, sucedió por primera vez en un ensayo, ‘La Guerra de Partisanos (Der Partisanenkampf en su versión alemana), que apareció el 30 de Septiembre y el 13 de Octubre en la revista rusa El Proletario. Se trata de una clara continuación de la percepción del enemigo y la enemistad que comienza en 1902 con Qué hacer, sobre todo con el giro contra el objetivismo de Struve. Con ello “aparece consecuentemente el  revolucionario  profesional”.

Carl Schmitt. Teoría del partisano. Observaciones al concepto de lo político, 1963.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s