Filosofía política Historia Política

Hacia una Teoría geopolítica nacional

Presentación del curso

La geopolítica es una perspectiva estratégica de aproximación a los procesos políticos, económicos e históricos dispuesta a una escala desde la cual es posible interpretarlos en sus implicaciones geográfico-espaciales y de grandes dimensiones, de suerte tal que, desde esta óptica, la política y las relaciones internacionales se nos manifiestan como la lucha inter-estatal por el espacio y el poder que desbordan al derecho y al derecho internacional, lo que hace que se trate, por necesidad, de un enfoque eminentemente realista-agresivo de la política y las relaciones internacionales.   

Durante buena parte del siglo XX, el concepto tuvo una connotación negativa al haber estado asociado a la estrategia de expansión imperialista de la Alemania de entreguerras, es decir nacionalsocialista (Haushofer, Hitler), sin perjuicio de que la Unión Soviética haya ejecutado una estrategia expansiva de configuración de su área de influencia de similar propósito y escala, por no mencionar el proyecto genuinamente geopolítico y expansivo, también, de Simón Bolívar en el siglo XIX, que pervive aún hoy en día como sistema ideológico de articulación continental.

En un segundo momento y desde los Estados Unidos, fue Henry Kissinger el que dio un nuevo impulso, vale decir prestigio, al concepto, convirtiéndolo en el pivote explicativo de su concepción del orden mundial, de las relaciones internacionales y la diplomacia.

En cualquiera de los casos, se trata de un concepto o perspectiva que pareciera ser exclusivo de las grandes potencias –otros dirán de las potencias imperialistas–, pues denota la ejecución de acciones de intervención, con agresividad implícita o explícita, de tipo económico, militar, ideológico o cultural entre medio de la combinación de las cuales se despliegan las operaciones propiamente diplomáticas (de protocolo, de tratados internacionales, de doctrina). 

Pero si se amplía el espectro de análisis para observar la marcha de los siglos, la geopolítica, lejos de hacerlo como una aberración única y exclusivamente depredadora e intervencionista, se nos ofrece como un dispositivo de carácter estratégico para comprender, en su justa escala de significación y complejidad, los procesos de configuración tanto de los grandes imperios de la historia como los de las naciones políticas del Nuevo Régimen, así como los proyectos de organización de áreas de cooperación o coordinación supranacionales, de suerte tal que realidades tan presentes y cotidianas para nosotros como el comercio y los tratados internacionales, la migración, la demografía, la seguridad nacional, la cultura, el narcotráfico, los energéticos, la alimentación, la producción pesada o el sistema financiero, los movimientos sociales, las ONG, los medios de comunicación, las redes sociales, el internet o la religión y las iglesias, no se diga la guerra, adquieren una coloración, una densidad y una significación completamente distintas si se miran desde la perspectiva de la geopolítica en tanto que lucha por el espacio y el poder desplegada por encima del derecho según se tiene dicho.

Desde este nuevo enfoque, figuras como las de Estrabón en el mundo antiguo, Maquiavelo o Gattinara en el Renacimiento, Richelieu, Olivares, Vitoria o Baltasar Álamos de Barrientos en la temprana modernidad, o Humboldt o Molina Enríquez en el siglo XIX novohispano y el XX mexicano respectivamente, o también Manuel Ugarte o Jorge Abelardo Ramos entre el XIX y el XX argentino, pueden ser vistos entonces como diplomáticos, intelectuales o políticos que tuvieron una perspectiva legítimamente geopolítica al haber anclado en la geografía y la lucha por el control del espacio la clave de comprensión decisiva de la política y la razón de Estado.  

El curso tiene como propósito reconstruir la historia de la geopolítica en el sentido dicho, a fin de trazar subsecuentemente las líneas maestras de lo que podría ser una Teoría geopolítica nacional que nos permita clasificar las alternativas de acción e influencia que México tiene en el contexto mundial tal como se ha venido configurando en el primer cuarto del siglo XXI, a la altura de las nuevas realidades, las nuevas morfologías, las nuevas magnitudes y los nuevos conflictos de nuestro tiempo.  

A %d blogueros les gusta esto: